Sistemas inteligentes y sus sociedades Walter Fritz

 

english            

Paz entre las Naciones

 

Describimos las causas de las guerras, la situación básica que las provoca, desde el punto de vista de los sistemas inteligentes. Basado en ello, mostraremos cómo se pueden evitar las guerras.

(Un agradecimiento especial a Isaac Blejer, Gustavo Adolfo Durán, Aída Aisenson Kogan, y José Federico Westerkamp por su ayuda para la preparación de este tema.)

La guerra es uno de los grandes males que existen. Toda una generación de jóvenes muere o es mutilada en pocos meses o años, y la paciente labor de incrementar el bienestar de la población, construyendo fábricas y desarrollando herramientas y máquinas, es destruida completamente. Al estudiar la historia, vemos que raras veces uno de los contrincantes sale favorecido económicamente de una guerra. En la mayoría de los casos, ambos contrincantes (o sociedades) se encuentran en una situación peor. Es una vergüenza que las guerras aún no puedan ser evitadas. ¿Pero es cierto esto? ¿Realmente no hay método alguno para evitar las guerras?

 

Las causas de las guerras.
La guerra es uno de los acciones con los que una sociedad trata de reducir la capacidad de otra sociedad para alcanzar sus objetivos, cuando uno o varios de estos objetivos entran en conflicto con los de la primera sociedad. Mediante esta respuesta, la sociedad A trata de que la sociedad B haga lo que no es conveniente para ella, pero que sí le conviene a A. Con otras palabras podemos decir, A trata de que B haga algo no natural, es decir, que NO trate de alcanzar sus propios objetivos. Es algo que contradice directamente a la definición de un SI y a lo que se resiste B.

Las sociedades, al ser SI's, siempre actúan lo mejor posible para llegar a sus objetivos. Cuando se presenta algún conflicto, lo primero que hacen es acudir a una sociedad de nivel superior. Si no existe tal sociedad superior, es inevitable que las sociedades hagan lo que ellas consideran como lo mejor para poder alcanzar sus objetivos. A veces esto significa guerra. Una sociedad, al decidirse por la guerra, asume una respuesta natural, es decir, tratará de lograr sus objetivos.

Vemos que no hay que asombrarse si dos sociedades con objetivos en pugna inicien una guerra. En una nación, la sub sociedad gobernante toma la decisión de atacar o de cooperar, de acuerdo a lo que considere mejor para poder alcanzar sus objetivos. Una vez tomada la decisión, la población en general actúa de acuerdo a emociones evocadas por la sub sociedad gobernante y a hábitos y reglas existentes para los civiles y para las fuerzas armadas. La sub sociedad gobernante calificará al adversario como cruel, codicioso, inculto y malo. Apelará al patriotismo y a los ideales. Para ello utilizará los medios de comunicación existentes para apelar a emociones e inclinaciones mentales preexistentes.

Ahora mencionaremos algunas de las causas subjetivas para la guerra, arraigadas en la naturaleza humana y en la cultura actual:

Debemos tener en cuenta de que en una guerra casi siempre alguien gana: alguna nación, una clase social, una empresa o una sociedad política; esto vale también para el caso en que pierda la mayoría de los SI's involucrados.

 

La situación de fondo que permite las guerras
En épocas medievales un barón que vivía en un castillo y era el dueño feudal de un pueblo y de los terrenos adyacentes, podía declararle la guerra a su barón vecino. ¿Por qué esa misma situación no se da hoy en día entre los intendentes de ciudades vecinas? Hoy en día, una disputa entre sociedades la resuelve la sociedad superior, es decir, la sociedad a la que ambas partes son miembros, como el condado o la provincia. Es el mismo caso como si en el área del deporte, por ejemplo, se produjera una discusión entre clubes por un evento de natación, ambos clubes apelarían a la federación de natación local. Una disputa entre dos federaciones locales sería resuelta por la federación nacional y, finalmente, una discusión entre federaciones nacionales las resolvería la federación internacional de natación.

Vemos que, si esto es posible, las sociedades en conflicto apelan a la sociedad superior. Pero no es el caso en conflictos entre naciones, ya que no existe tal sociedad superior. No existe sociedad internacional alguna que pueda imponer leyes, juzgar e imponer decisiones a las naciones. Lo más cercano es la Organización de las Naciones Unidas, pero ésta solamente puede dar recomendaciones.

Algunas personas dicen que hay que limitar las fuerzas armadas o las armas para evitar o por lo menos para disminuir la ferocidad de las guerras. Analicemos esto. Supongamos que se prohíben exitosamente las armas nucleares, bacteriológicas y químicas. Asumamos también que se prohíben también exitosamente las armas de fuego convencionales. ¿Se eliminarían con esto las guerras?
Acuérdate de cómo resuelven sus conflictos las sociedades cuando no existe sociedad superior alguna. Parece lógico que atacarán con lo que tengan a su disposición. Probablemente aplicarán primero medidas económicas y campañas diplomáticas. Si con esto no obtienen el resultado deseado, pedirán a sus poblaciones que defiendan a la nación contra los viles oponentes. Armarán a la gente con lanzas, espadas, con arcos y flechas. Si no hay otras armas a disposición, éstas resultarán muy efectivas para matar al enemigo. Una guerra así, también es sangrienta y terminal para los ciudadanos que mueren.

Parece ser que el camino a tomar no es el de la limitación de armas y de fuerzas armadas. Las armas no son la causa de las guerras. La situación de fondo que permite que estalle una guerra, es la falta de una sociedad superior, de una sociedad de la que ambas partes son miembros. Esto es lo que permite que puedan intervenir todos los factores enumerados en "Las causas de las guerras".

Hablemos por el momento de las guerras civiles. Cuando los miembros de una sociedad ya no creen que ésta apoya sus objetivos, reducen su apoyo y la sociedad se debilita. Se pierde una sociedad superior efectiva y ahora las distintas sociedades miembros tratan de alcanzar sus objetivos por medio de guerras internas, en lugar de apelar a la sociedad superior.

Para evitar esto, se deben reconocer los objetivos de una parte de la sociedad y dejar que organicen su propia sub sociedad, dándole el carácter de sub sociedad plena con gobierno propio y sus propios organismos para emitir leyes. Solamente aquellas funciones que no puedan resolver por sí solos, serán las que deberían delegar en una sociedad de nivel superior, posiblemente en su antigua sociedad.

 

Cómo evitar las guerras
Habiendo estudiado las causas de las guerras, la conclusión obvia es que una manera eficiente para terminar con todas las guerras sería:

Crear una sociedad superior que incluya a todas las naciones

Por ejemplo: Crear una sociedad continental que incluya a todos los estados de un continente y finalmente crear una sociedad global, que incluya a todas las sociedades continentales. Un gobierno federado dentro de las naciones, (como se explica en Propuesta para mejorar el gobierno y la sociedad (Para leer de corrido, no entre aquí ahora).), haría que sus ciudadanos se habitúen a delegar el poder político, de manera que les resulte más aceptable la idea de delegar más allá del nivel nacional.

Es obvio que las leyes de la sociedad superior deberán incluir el derecho y la capacidad para eliminar desde el comienzo todo conflicto armado entre sub sociedades, porque serán tan ilegales como, por ejemplo, un conflicto armado entre Virginia y Tennessee.
Hoy en día, al existir armas atómicas, químicas y bacteriológicas, debe ser limitada la soberanía de las naciones, la libertad de actuar como quieran, aunque quieran atacar a otra nación. La soberanía debe ser reglamentada por las leyes de una sociedad superior, así como la libertad para actuar de las ciudades e individuos es reglamentada por leyes de la sociedad.

La idea de constituir una sociedad superior no es una idea nueva. Muchos gobernantes y filósofos la han recomendado. ¿Por qué no se la aplica entonces? Porque a los dirigentes de las naciones actuales les gusta el poder que poseen y no quieren que se lo disminuyan. Hay también ciertas maneras de pensar, que incluyen los poderosos conceptos de nacionalidad, soberanía y patriotismo, que hacen que sea muy difícil crear una sociedad superior. Muchos de los gobernantes actuales aplican estas formas de pensar para bloquear la creación de una sociedad mundial efectiva.

Cuando algunos dirigentes se convenzan de que las ventajas de la paz son superiores a las desventajas de una limitación de sus poderes y de la soberanía nacional, recién entonces podremos esperar algún cambio. Y esto ocurre sólo si una mayoría de la población desea que las naciones sean miembros de una jerarquía de sociedades superiores. Cuando muchos ciudadanos de todas partes del planeta comiencen a entender, en qué forma se debería modificar la sociedad política actual, y empiecen a presionar a sus respectivos gobernantes, entonces habrá llegado el momento de poder crear una sociedad mundial. Algunos dirigentes políticos ya ven las ventajas de una sociedad superior y apoyan la creación de zonas de cooperación comercial, como primer paso para lograr mayores grupos políticos en el futuro.

Hoy en día, más y más naciones tienen armas atómicas. Una guerra atómica mayor mata a la población humana, animal y vegetal del planeta tierra.

Por eso es urgente que se crea lo antes posible un gobierno federal mundial.

Podría ser que te interese este link: Canadian Centres Teaching Peace (Referencia externa).
Vea también Peace and Conflict Prevention (Referencia externa).

 

Hazme un favor: Si te gustó esta página comunícaselo a tus amigos.

 

Para leer de corrido, como un libro - Salta al contenido del libro electrónico /
inicio de esta página.


Ultimo cambio: 25 Junio 2013 / Walter Fritz
Copyright © New Horizons Press