Sistemas inteligentes y sus sociedades Walter Fritz

La situación actual

 

¿Qué es una "situación actual"?
Siguiendo el orden de funcionamiento del cerebro, hemos observado el entorno, los órganos sensoriales que perciben este entorno y cómo el SI crea conceptos basados en la información recibida a través de estos órganos sensoriales. A partir de estos conceptos elementales, el SI construye algo que denominamos la situación actual. Esta es la situación en la que el SI se encuentra actualmente.

Por ejemplo, si tratamos de cruzar una calle, primero nos haremos algunas preguntas apropiadas, como ser: ¿Está libre el paso? ¿Viene algún vehículo desde la izquierda? ¿O de la derecha? ¿Hay un semáforo? ¿Si es así, de qué color es la lámpara que está prendida? Una vez contestadas estas preguntas, la información puede ser coordinada y asociada para formar un modelo conceptual de la situación en la que nos encontramos. Cuando hayamos armado esta situación actual, recién entonces podemos cruzar la calle sin peligro alguno.

 

Re trabajando la situación actual
Al armar la situación actual, muchas veces el cerebro reconoce algunos de los conceptos como formando parte de un concepto ya armado anteriormente. Cuando esto sucede, el cerebro reemplaza estos conceptos de la situación por un solo concepto (total) que contiene todos estos conceptos en sus conexiones a otros conceptos. Es así como crea una situación "compuesta". Por ejemplo, cuando el cerebro reconoce un capot y dos puertas como partes de un automóvil, verifica si el concepto "automóvil" es válido, buscando las ruedas; y recién entonces, le adjudica el concepto "automóvil" a la situación actual.

También puede ser que otros conceptos sean ejemplos (concretos) de algún concepto armado anteriormente. Si esto es así, el cerebro los reemplaza por su concepto abstracto y crea, de esta manera, una situación abstracta. Por ejemplo, al ver un ovejero, el cerebro añade el concepto "perro" a la situación actual.
El SI artificial utiliza las tres situaciones actuales al seleccionar una respuesta a realizar: la situación compuesta por conceptos elementales, la que consiste de conceptos (totales) y la compuesta por conceptos (abstractos). También el ser humano selecciona la respuesta a realizar basada en la situación actual.

 

Verificación de la situación actual
Para funcionar en forma óptima, un SI debería tener una imagen consistente de su entorno. Y como parte de esto, un SI no debería aceptar ciegamente toda la información recibida de otros SIs, ya sea directamente o indirectamente. En cambio, debería revisar toda información entrante, especialmente si esta información trata de asuntos importantes.

Un SI humano, por ejemplo, debería revisar toda información importante que está recibiendo de otros. Debería preguntarse a sí mismo:

Si no coincide:

Si la nueva información pasa todas estas pruebas, entonces toda información contradictoria anterior deberá ser eliminada. Esto vale especialmente para la temprana edad de la vida de un SI humano, que es el momento en el que su experiencia limitada le suministra una base de conocimiento que no es extensivo, ni está bien interconectado y que aún está sujeto a frecuentes inconsistencias. Es obvio, que la vasta experiencia, que luego nos brinda la vida, hace que tengamos acceso a una colección más útil de reglas de actuación y de conceptos, con los que se puede evaluar la calidad y utilidad de la información recibida.
Ver también: Obtener información (Para leer de corrido, no entre aquí ahora).

 

La naturaleza de la experiencia
Muchas experiencias son de primera mano. Recordamos lo que nosotros vimos, escuchamos e hicimos. Pero otras son experiencias de segunda mano: nos enteramos de las experiencias que otros han tenido, cuando escuchamos cuentos, cuando leemos libros o cuando vemos televisión.

Hay una diferencia fundamental entre experiencias de primera mano, que siempre son experiencias concretas, y las de segunda mano. Éstas son experiencias, vividas por otros, que nos fueron contadas. Es por eso, que pueden ser algo incorrectas o completamente falsas, ya sea intencionalmente o sin intención alguna. Desafortunadamente, el "grado de la verdad", no es fácilmente detectable para nosotros. Pero éste no es el caso en las experiencias de primera mano. Sí, es verdad, que también hay experiencias personales que a veces pueden ser distorsionadas (como en el caso de ilusiones ópticas o como consecuencia de ruidos excesivos), pero en este caso, una cuidadosa reflexión sobre lo que hemos visto y cómo lo hemos visto/experimentado, generalmente nos permite darnos cuenta que fue una ilusión.

Un interesante agregado a esto es la observación que las ilusiones generadas por hipnotismo son, en realidad, experiencias de segunda mano. Es así porque estas experiencias no nos llegan directamente a través de los sentidos. Son el resultado de lo que entendemos de las palabras del hipnotizador. Además, el hecho de que muchas personas crean algo, no hace que ello sea necesariamente verdadero. Podemos dar los siguientes ejemplos: muchos indios creen que no deben comer carne vacuna; muchos chinos creyeron en el pasado, que podían espantar los espíritus con espejos; y, en algún momento, toda la humanidad creyó que la tierra era plana.

El haber elaborado una situación actual exacta, no es la meta final; es solamente un paso en el largo proceso de encontrar una adecuada regla de actuación, para que el SI pueda realizar la acción correspondiente.

 

Para leer de corrido, como un libro - continua aquí
Saltar al Contenido del libro electrónico / a Sistemas inteligentes / Detalles del SI / al Inicio de esta página.


Ultimo cambio: 22 Julio 2013 / Walter Fritz
Copyright © New Horizons Press